“Vamos a comprar mentiras”

José Manuel Jópez Nicolás, fue el protagonista de esta charla, quien nos explicaría aspectos importantes de los que habla su libro Vamos a comprar mentiras. Alimentos y cosméticos desmontados por la ciencia, junto con curiosidades y datos que deberíamos saber a la hora de comprar o consumir alimentos.
Este coordinador de la Unidad de Cultura Científica en la Universidad de Murcia, científico, entre otras cosas, nos cuenta como la publicidad de los productos mencionados en su libro nos engaña y condiciona, tanto de forma explícita como subliminal, ofreciendo ejemplos concretos para mejorar nuestro espíritu crítico. 

9788496932951

 

Aquí nos habla de ejemplos como la vitamina C. Nos explica que el consumo de esta vitamina es necesaria para nuestro cuerpo, y la sociedad creemos que tomando pastillas, suplementos o productos procesados en un laboratorio de esta vitamina nos ayuda con el déficit de esta, aunque lo que no sabemos es que la misma cantidad nos la puede ofrecer un limón, el cual también contiene vitamina C. 
Con esta idea, entendemos que la sociedad está influenciada por la publicidad y las empresas de estos productos, y no pensamos realmente como sustituir estos productos procesados.
Por otro lado, encontramos el caso de la Coca-Cola o la Pepsi. Cuando Arnold Schwarzenegger fue gobernador de California, propuso a estas empresas que para venderse en su estado, debían de poner en los envases que eran “potencialmente cancerígeno” o cambiar esta sustancia peligrosa por otra que no lo fuera. Más tarde, científicos comprobaron que para que una persona tuviera cáncer con esta sustancia, debía tomar 60.000 bote de Coca-Cola o Pepsi en un día. 
Como pasa con los productos anteriores, los productos infantiles (leches, potitos…) también camuflan las sustancias que tienen “mala fama” por el nombre original de estas, que casi nadie conoce, por lo que no provocan un rechazo en la sociedad. O, como en la siguiente fotografía se muestra, nos aparece “sin porquerías” haciendo creer al consumidor que es un alimento sano y que no contiene ningún componente extraño.

a2l2rk1caaaxj0k-jpg-large

De igual forma pasa con la palabra “transgénicos“, la cual es rechazada por la sociedad ya que la entendemos como malo, pero es un componente que en muchos alimentos de nuestro día a día aparece. Un ejemplo de esto, son las patatas fritas AOCHO, donde nos indica que no lleva ninguna sustancia que sea transgénica.

patatas-fritas-acho-140-g

captura-de-pantalla-2015-12-27-a-las-16-23-50

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También encontramos productos anunciados por deportistas, lo cual le da más prestigio o mejor imagen, ya que creemos que: “si ellos se cuidan y toman esos productos, ¿por qué nosotros no? ¿Por qué va a ser malo?”. Exactamente eso es lo que buscan las empresas y las marcas, que compremos sus productos porque son buenos.

ef61261d-e6c9-4319-b45d-c35cf03c1140

gasol mireia sanmiguel

Por ello, la importancia de los medios de comunicación también nos influye, ya que nos rodea constantemente. Pero está en nosotros mismos cambiar la concepción y el espíritu crítico sobre lo que compramos y consumimos: CHANGE

 

WhatsApp Image 2017-03-30 at 16.42.14

Anuncios